Baires Polimeros - Plastico Inyeccion

Compra y Venta de Polietileno para Inyeccion

Venta de Polietileno de Baja Densidad

Molienda de primera

Cristal y colores muy lindos

Para la inyección de piezas plásticas

Presentación bolsas de 25 kg

Big bags de 1.000 kg

No dude en consultarnos estamos para brindarle soluciones!

POLIETILENO

 

El polietileno, igual que los demás plásticos, es un producto químico. Es totalmente artificial.

Es sintético porque se fabrica por síntesis, nombre del procedimiento que consiste en la unión de distintas partículas para formar una nueva sustancia.

El polietileno fue descubierto en 1933 en Inglaterra por los químicos de la Imperial Chemical Industries.

Este descubrimiento sólo fue posible después que se hubo desarrollado la ingeniería de muy altas presiones (miles de atmósferas), que hasta ese entonces nadie sabía producir ni manejar.

En 1930 los químicos de la I.C.I. iniciaron un programa de investigación sobre el efecto que las presiones muy elevadas causaban en las reacciones químicas. Habían proyectado emplear presiones de miles de atmósferas y para eso fue necesario imaginar, desarrollar y construir equipos especiales capaces de generar y soportar presiones tan tremendas. Hasta 1933 las investigaciones se habían limitado a reacciones en fase líquida, pero a partir de ese año, cuando las técnicas de ingeniería estuvieron lo bastante avanzadas para ello, comenzaron los estudios en fase gaseosa.

Entonces los químicos E. Fawcett y R. Gibson encontraron en el reactor, al examinar una mezcla de etileno y benzaldehído (y mientras el benzaldehído seguía sin reaccionar), un polvo blanco que al ser analizado reveló ser un polímero del etileno. Por este motivo se lo denominó, en forma genérica, polietileno, nombre que quedó universalmente consagrado pese a las objeciones que podrían caber en su denominación.

En 1935 se fabricó una cantidad adecuada de polietileno para poder estudiarlo detenidamente. En 1938 se obtuvieron las primeras cantidades en la planta piloto, y en 1939 funcionó en Gran Bretaña la primera planta a escala comercial. El polietileno comercial se fabrica en reactores especiales a presiones que varían desde 1000 hasta 3000 atmósferas, y a temperaturas comprendidas entre 100 y 300º C.

 

Origen del Polietileno

 

Cuando se descubrió el polietileno se observaron inmediatamente sus excelentes propiedades como aislante eléctrico, en especial para corriente alternada de alta frecuencia, por lo que en un principio se pensaba que este material iba a tener su aplicación más importante en la aislación. En 1939 se usó el polietileno para resolver ciertos problemas en los equipos de radar montados en aviones, que no tenían solución con los otros materiales aislantes, y entonces el radar absorbió toda la producción de polietileno durante la segunda guerra mundial. Cuando terminó la guerra se apreció la versatilidad del polietileno y la facilidad de su procesamiento; esta facilidad fue, años después, el factor más importante en el crecimiento del mercado del polietileno.

El polietileno se puede moldear sin dificultad por inyección o extrusión, y la original y elegante técnica de fabricación de película tubular es mucho más simple que las empleadas en la producción de película de otros materiales.

 

Quimica de los plasticos 

El polietileno es un hidrocarburo saturado, una de las sustancias de estructura más simple, formadas únicamente por átomos de carbono y de hidrógeno unidos de una manera determinada.

Cambiando solamente esta manera de unirse y las proporciones de carbono y de hidrógeno, se forman hidrocarburos diferentes, con diferentes propiedades y diferentes aplicaciones. El petróleo y sus derivados como la nafta y el kerosene, son simples mezclas de distintos hidrocarburos, lo mismo que el gas natural y las ceras minerales, y también son hidrocarburos productos aparentemente tan distintos como la naftalina, el toluol y el acetileno.

La petroquímica se ocupa de separar y clasificar los hidrocarburos que constituyen el petróleo, y volver a combinarlos de otra manera para obtener otros hidrocarburos diferentes, entre los que se destacan por su importancia los plásticos como el polietileno, el poliestireno y el polipropileno. Por las mismas razones, el gas natural y también los gases de refinería son una fuente muy importante de hidrocarburos básicos, y se usan como materia prima par la fabricación de plásticos. Precisamente el gran

complejo petroquímico que se construyó en Bahía Blanca usa gas natural como materia prima básica.

 

UNIFORMIDAD

A diferencia de los productos químicos clásicos, que tienen siempre una misma y única composición, invariable, que son especies químicas inconfundibles y siempre iguales a sí mismos, el polietileno (igual que los otros plásticos) no es una especie química pura. Por el contrario, es una sustancia compuesta por moléculas de distintos tamaños debido a la naturaleza de los procesos que le dan origen, donde las pequeñas moléculas de etileno se unen entre sí al azar en largas cadenas de longitudes variables y con diversos tipos de ramificaciones. Estas variaciones de tamaño, y de orden y ubicación de las ramificaciones, que sólo se pueden controlar dentro de ciertos límites cuando se fabrica el producto, hacen variar las características del material.

Por este motivo siempre hay diferencias entre los polietilenos comerciales, aun siendo de la misma marca y tipo. Normalmente se efectúan ajustes para que cumplan especificaciones determinadas dentro de ciertos límites, un tanto elásticos, entre los que puede variar con cierta libertad, pero en general suficientes para permitir el moldeo.

Por el mismo motivo, las fábricas de polietileno encabezan sus listas de especificaciones con las significativas palabras: valores típicos (no dicen exactos, y ni siquiera son promedios). Por añadidura, los resultados de los ensayos con que se miden estas especificaciones sólo son válidos para las condiciones en que se hicieron, porque los valores cambian cuando cambian estas condiciones.

El polietileno comercial, que es un sólido, se fabrica a partir del etileno, también un hidrocarburo, que es un gas. También es posible fabricar polietilenos líquidos, pero esto no se hace porque no tienen importancia comercial alguna.

 

DENSIDAD  Y  DUREZA

EL  GRADO  O  INDICE  DE  FLUENCIA

 

La necesidad de elegir entre los distintos tipos de polietileno el más adecuado en cada caso, en relación con la procesabilidad del material y con sus propiedades físicas, llevó a desarrollar un ensayo sencillo para clasificarlos.

Para esto fue creado un aparato que permite medir la viscosidad de la masa fundida, propiedad del material que está relacionada con el peso molecular promedio, y, por lo tanto, con su procesabilidad y sus propiedades mecánicas.

También este aparato fue desarrollado originalmente por los químicos de la I.C.I. para los primeros polietilenos y sirvió para medir sus “grade-number”; de ahí que el procedimiento se llamó el “grading” del polietileno.

Se lo llama actualmente “grado” o “índice de fluencia” o simplemente “fluencia”, y en la literatura extranjera “melt index”.

Consiste esencialmente en un tubo vertical que se llena con el material y sobre éste se pone una pesa que ejerce una presión determinada. Se calienta a 190º C y se destapa por la tapa inferior. El material fundido va saliendo por allí y se recoge en un recipiente todo lo que sale en 10 minutos. Esa cantidad se pesa y los gramos que resulta es el grado del material.

Si se han recogido 2 gramos, será polietileno grado 2; si fueron 20 gramos será un polietileno grado 20. El aparato está cuidadosamente normalizado (“standarizado”) y su uso es universal. El método se extendió luego y se usa también para otros termoplásticos, con algunas variantes.

El polietileno comercial es un termoplástico que se reblandece a 80-130º C y tiene un  punto de fusión que oscila de 110 hasta 132º C. Su densidad es inferior a la del agua, y por consiguiente flota sobre ella. Es tenaz, aunque sólo tiene moderada resistencia  ala tracción. Es un buen aislante eléctrico y tiene muy buena resistencia a los agentes químicos. Es traslúcido u opaco, pudiendo llegar a ser prácticamente transparente en películas delgadas. No se disuelve en ningún líquido a temperatura ambiente; a temperaturas más elevadas y en determinadas condiciones puede disolverse en ciertos hidrocarburos líquidos.

Los objetos moldeados con polietileno se caracterizan por su poco peso, brillante colorido y fácil limpieza. El material es silencioso en comparación con los metales, no lo afecta el agua, es flexible, no tiene toxicidad ni olor y es baja su permeabilidad al vapor de agua.

 

EL  PUNTO  VICAT

 

En la práctica resulta muy importante determinar la temperatura más alta a la que es posible utilizar los artículos de polietileno. Sabido es que el calor constituye la principal limitación de los plásticos en general.

Para ello existen diversos ensayos, y entre ellos el más aceptado es el Punto Vicat, dato que siempre aparece en las especificaciones que dan los fabricantes. La temperatura que marca este ensayo indica el límite superior práctico de temperatura a la que se puede usar una muestra tensionada de polietileno. Suele variar entre 80 y 90º C, aunque no se aconseja emplear polietileno cuando las temperaturas de uso están demasiado cerca de estos valores, salvo si tiene características especiales explícitas.

El punto de ablandamiento de Vicat va subiendo a medida que aumenta la densidad del polietileno. Para densidades mayores de 0,935 puede ser superior a 100º C sin riesgo de deformación. También sube cuando baja el índice de fluencia: una muestra de polietileno de grado 20 (para inyección) tiene un punto de ablandamiento de 82º C y otra de la misma familia de fluencia 2 (para extrusión y soplado) tiene 87º C.

 

TIPOS

 

Los dos datos más importantes para clasificar los polietilenos son la densidad y el índice de fluencia. Cada fábrica tiene un  código propio para individualizar cada uno de los tipos que produce y suministra catálogos con éstos y otros datos que en muchos

casos resultan imprescindibles para decidir.

Pero en líneas generales, como orientación, podemos hablar de tres tipos: polietilenos de extrusión y soplado, que tienen índices de fluencia oscilantes alrededor de 2 (para uso general), aunque los hay también de 0,25, de 1,8; para inyección, cuyo índice de fluencia medio es 20 (para uso general) y los hay también de fluencias altas, como 30, para piezas de gran tamaño o de moldes donde es preciso llenar recovecos o para productos como flores, y 8 para usos especiales. El tercer tipo (cuyo consumo es aproximadamente el 70% del total) es para película (“film”) que es un material de extrusión cuya característica más significativa es que contienen un aditivo deslizante y que ya viene de fábrica específicamente destinado para película fina, mediana o gruesa.

El deslizante dificulta la posterior impresión porque impide la adhesión de las tintas. No pueden usarse materiales de inyección para soplado porque la manga “chorrearía”, pero cualquier material puede ser inyectado, sea de inyección (que naturalmente es el indicado específicamente) como los de soplado y film. Pero con estos últimos el procesado es más lento y por lo tanto más caro, y más difícil. Hay casos, sin embargo, en que resulta más conveniente inyectar precisamente materiales de soplado.

Summary
Aggregate Rating
5 based on 1 votes
Brand Name
Baires Polimeros
Product Name
Reciclado Plastico Polietileno inyeccion